La noche generosa

laudia Rivera Marín

¿Quieres saber cuántos amigos tienes? Los daneses esperan averiguarlo durante la celebración del año nuevo, pues una de sus tradiciones incluye acumular platos para romperlos en casa de los amigos más cercanos.  

Ya sea que te quedes en tu casa y prendas bengalas o acudas a una de las fiestas más grandes del mundo en Times Square de la Gran Manzana, las fiestas y tradiciones para recibir un nuevo año están llenas de sueños, música, colorido, reflexiones y, por supuesto, proyectos que nos proponemos cumplir. En Rusia, esta fiesta es de las más esperadas y gracias a un decreto del zar Pedro I, este país lo celebra al estilo europeo y utilizan ramas de diferentes árboles, además de colocar el “yolka” o árbol de año nuevo. Para recibir el año que inicia utilizan vestimenta nueva y acostumbran perdonar deudas y ofensas. La noche que termina recibe el nombre de “la noche generosa”, ya que en las mesas colocan todo aquello que quisieran tener en abundancia en el futuro. En Japón, todos los templos budistas tocan las campanas 108 veces, un ritual que significa desprenderse de las emociones negativas del año que termina.  Los colombianos llenan sus bolsillos de lentejas para asegurar la bonanza.

En Alemania se hace un brindis especial dedicado a San Silvestre y acostumbran dejar comida en el plato para que no les falte nada en el año que comienza. Empezar con el pie derecho es una tradición en Escocia y Grecia; se considera que la primera persona que entra a tu casa traerá buena suerte si lo hace con este pie y con algún presente. Brasil aprovecha el mar para fundir en siete olas siete deseos para el año venidero. Los chinos realizan labores de limpieza y colocan diversos adornos rojos, compran ropa nueva y no limpian los dos primeros días del nuevo año para evitar barrer a la nueva suerte. En Perú, los niños se disfrazan de reyes magos y entran a las casas a bailar y cantar villancicos para el niño Jesús. La canción favorita es “Torito del portalito”.

El común denominador en todas las culturas es desechar lo viejo y recibir lo nuevo con el espíritu abierto. La mejor forma de recibir el año es abrazar el futuro con esperanza y luchar por la nueva oportunidad que se presenta.