Entre cálculo y conteo

Claudia Guerrero Sepúlveda

En las Gacetas de literatura de México publicadas por Juan Antonio Alzate se encuentra el artículo “Cálculo sobre la población de MEGICO” y detalla dos metodologías para su realización; la primera propone tomar en cuenta la correspondencia entre el número de sacerdotes que mueren y el de los seglares que se da a conocer en la Guía de forasteros. Con base en esta propuesta hace una lista en la que anota el año, los sacerdotes que murieron y el de los fallecidos en la población, ejemplificó algunos años en una tabla con los siguientes datos (año, sacerdotes muertos, lista general) (1777, 55, 4585), (1778, 45, 4446), (1781, 31, 3894), (1784, 103, 10463), (1785, 57, 4971) y (1786, 103, 9112) y a partir de ellos propuso que, si el número de sacerdotes corresponde casi a la centésima parte de la lista general, al conocer el número de eclesiásticos —dato que podía saber con certeza— podría obtener aproximadamente el número de residentes de la ciudad.  El autor reconoció en su escrito lo débil de la propuesta y cuando ya estaba por olvidar el asunto un amigo le propuso la segunda metodología en la que el cálculo se hacía a partir de la comparación de las personas que vivían en Madrid y en México de acuerdo a los siguientes razonamientos.

En 1787 el padrón ejecutado en Madrid por las órdenes del rey decía que había 156,672 personas; además de este dato se conocía lo que publicaban anualmente las guías de forasteros, y de acuerdo a ellas en ocho años murieron en Madrid 40,416 personas y en México 54,921, por lo que por año les correspondieron 5,052 vecinos en Madrid y 6,855 en México. Al hacer el cálculo en una regla de tres: si en Madrid mueren 5,052 vecinos por las 156,672 personas contadas en el padrón del Rey, en México los 6,865 vecinos corresponderían a tener 212,895 habitantes.

Por otra parte, si se toma en cuenta el número de nacimientos en Madrid en esos ocho años hubo 36,181 nacimientos y en México 47,982, lo que correspondería por año a 4,528 nacimientos en Madrid y a 5,998 en México, y en el cálculo de la regla de tres: si hay 4,528 habitantes por los 156,672 vecinos en Madrid, entonces en México habría 207,531 habitantes. El cálculo final consiste en el punto medio de estas dos cifras por lo que en 1787 en México, según esta metodología, hubo alrededor de 210,215 habitantes.

En 1790 se realizó el primer censo de población oficial ordenado por el conde de Revillagigedo, virrey de la Nueva España, con procedimientos técnicos de la época; fue criticado por el propio José Antonio Alzate, quien estuvo empeñado en construir un argumento probatorio de que México era más grande que Madrid y que afirmaba que la ciudad de México contaba con 213,000 habitantes en lugar de los 111,067 informados por el censo.

En el censo nacional de 1895 se registraron 317,023 habitantes en el Distrito Federal; si se afirma que antes de la Revolución Industrial la población crecía tan lentamente que parecía estacionaria, Alzate calculó con mejor aproximación el número de habitantes de la ciudad de México en los últimos años del siglo XVIII.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s