La primera vacuna

Laura Elena Parra López

Fue la mayor gesta sanitaria de la historia y acabó en el olvido. / Javier Moro

El término vacuna fue empleado por primera vez por el médico inglés Edward Anthony Jenner (1749-1823), considerado el padre de la inmunología. Jenner descubrió la vacuna contra la viruela. El método de Jenner consistía en inocular al ser humano con el virus de las pústulas que aparecían en las ubres de las vacas. En honor del doctor Jenner, en 1881, Louis Pasteur propuso que estos procedimientos llevaran el nombre de vacuna.

La enfermedad, que surgió en el año10 mil a.C., se había propagado por todo el mundo y había cobrado la vida de miles de personas. En América había causado grandes estragos desde que llegó el virus en las primeras embarcaciones de Colón.

En el libro A flor de piel (Seix Barral, México, 2015, 489 pp.), Javier Moro, Premio Planeta 2011, narra la historia novelada de la Real expedición filantrópica de la vacuna realizada por el doctor Francisco Xavier Balmis, su ayudante Josep Salvany, veintidós niños huérfanos e Isabel Zendal (rectora de la Casa de Expósitos de la Coruña y encargada de cuidarlos). La expedición, financiada por el rey Carlos IV, zarpó en la corbeta María Pita desde el puerto de La Coruña, el 30 de noviembre de 1803 y cruzó el Atlántico para llevar a América la vacuna contra la viruela.

Para transportar la vacuna, se utilizaban hilos impregnados de material purulento de vaca, esos hilos se protegían entre vidrios, el problema era que con el paso del tiempo y con las distintas condiciones ambientales, el virus iba perdiendo su efecto, por ese motivo, el doctor Balmis propuso llevar en la expedición a varios niños a los que se iría vacunando, de dos en dos, durante la travesía con el fin de mantener viva la linfa y garantizar su potencia.

Este grupo de personas sobrevivieron a climas extremos, a los naufragios, a la corrupción, a la codicia de funcionarios públicos y a la oposición y amenazas de una buena parte de la iglesia. La protagonista de la novela es Isabel Zendal quien, en 1950, fue reconocida por la OMS como la primera enfermera de la historia en misión internacional. A través de la investigación realizada por el autor podemos conocer esta gran hazaña; el libro es interesante, de fácil lectura.

Finalmente, el 9 de diciembre de 1979, la OMS confirmó que la enfermedad de la viruela, que padecieron millones de personas durante miles de años, había sido erradicada del planeta, y el 8 de mayo de 1980, la Asamblea Mundial de la Salud hizo la declaración oficial. La viruela es considerada la primera enfermedad contagiosa que el hombre ha podido vencer y como el mayor logro en la historia de la medicina. Esperamos que el ser humano siga investigando y encontrando la cura de las enfermedades que nos asolan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s